Ante cualquier corrección de la letra, avísenme haciendo un comentario en la letra que necesita corregirse.

jueves, 4 de agosto de 2011

El precio de la fama (versión 1995)

Para la letra de la versión del disco "Textualmente 2" hace clic aquí

Cuando Alex Estragón llegó, todos empezaron a disputarse su compañía.
Me dijeron que triunfaste en París, le dijo en medio de un caluroso abrazo la señora de Bonanini. Exageran -contestó él-, hice un par de conciertos y me fue bastante bien, pero nada más. ¿No fueron diez conciertos? - continuó la señora de Bonanini -, en Francia sí, pero, no todos fueron en París -corrigió Estragón-. Bueno, hoy en día, no es tan importante como le vaya a uno en París dijo Francesco Borderotti, el anfitrión, concluyendo que, acá estamos aprendiendo a valorizar a nuestros músicos independientemente de lo que diga el crítico de Le Figaró... Según La Nación - dijo la señorita Mancilla -, sós el mejor interprete de Brahms que se haya escuchado en mucho tiempo ¿sabías?. Brahms es algo verdaderamente hermoso dijo Alex. Ella no hablaba de Brahms, sino de su forma de interpretarlo dijo Tibor, el camarero que estaba distribuyendo copas de vino espumante.
La joven Jeanette Bonanini, tomó de la mano a Alex y lo condujo hacia el piano. ¿Qué vas a tocar hoy para nosotros? -le preguntó-. ¡Que sea Hyden! Gritó su madre, ¡No, mejor algo de Ravel! Se oyó desde otra parte, ¡Cernick, Cernick! Suplicó un anciano, cuya vida parecía ir en eso...¡Perdonen!, pero no tengo nada en dedos en estos momentos -se excusó Estragón-. Ahh ¡Vaamos, tocaste la semana pasada en Praga! -protestó la señorita Mancilla-...Siii, pero mmm..., bueno, esta bien, voy a tocar un poco -farfulló Alex- mientras regulaba la altura del taburete.
No doy crédito a mis oídos, ¡Va a tocar! Exclamó la señora de Borderotti con la voz turbada por la emoción. Mis hijos no van a poder creer que yo presencié esto, dijo el doctor Bonanini. Tibor, preguntó a la cocinera, que se había asomado para escuchar ¿Crees que Misié me firme un autógrafo si se lo pido?.... Alex Estragón, sin previo aviso, atacó la Fantasía Impromtu, de Chopin. Además de pasmar a cuantos ya lo conocían, logró maravillar al hijo de los anfitriones; un adolescente, hasta entonces sólo dado al sexo, las drogas y el rock and roll.... Enseguida, y sin un respiro, Estragón se entregó a la transcripción para piano, que de la suite francesa n° 5 de J. Sebastian Bach hiciera Ferruccio Busoni. Esto, causó tal estupor que cuando Tibor pasó con una bandeja ofreciendo champagne y saladitos, ¡Nadie! le prestó atención. Alex, tocó entonces, las Zardas de Monti...Además de ser un gran artista - susurró la la señorita Mancilla al oído de Madame Borderotti - es un showman muy hábil: Fijáte, como nos manda esa risita ligera para distendernos. Siiii..., y además es tan guapo - respondió la anfitriona -
...Al acabar las Zardas, Extragón exigió a los presentes la máxima concentración de que fueran capaces, anunciando que abordaría las tres sonatas trascendentes de Beethoven..., esto, casi erizó de cuerpo entero a todos, transformándolos en verdaderos signos de admiración...
... Menos mal que dijo que iba a “tocar un poco”, bromeó el doctor Bonanini al oído de su esposa, quien miraba embelesada la expresión de profundo recogimiento adoptada por Alex Estragón, cuya postura -salvando las distancias- era análoga a la del gimnasta que toma carrera antes de un salto largo... Tengo la sensación de que esto va para largo, dijo a los 40 minutos la cocinera al camarero... y si - dijo él-, tenemos que pagar el precio de su fama...
... Francesco Borderotti, entrecerró los ojos. La joven Jeanette, advirtiendo esto, lo despabiló con un discreto pisotón. Perdón, perdón -dijo él-, es que hoy tuve un día pesado y creo que no estoy en las mejores condiciones de apreciar la magnificencia de esta obra, pero descuide -prosiguió- , me voy a esforzar...si..., no todos los días se tiene el privilegio de ...¡Shhittt! interrumpió la señorita Mancilla. Borderotti calló, pero sobre el final de la última sonata, estaba dormido como un tronco..., ...Ahora, voy a tocar Brahms declaró Estragón al terminar Beethoven. ¡Qué maravilla!, su especialidad -festejó el bisabuelo de Jeanette-...¿Cuánto dura éso? -preguntó la cocinera- ....La señorita Mancilla la oyó, y volviéndose hacia ella, le dedicó una mirada incriminatoria. Alex, tocó las Baladas y un par de rapsodias ..., el doctor Bonanini debió excusarse para ir al cuarto de baño... cuando vuelvas voy yo le dijo su esposa y dirigió un gesto a Tibor para que le sirviera un saladito...Los aplausos al cabo de la última rapsodia, despertaron a Francesco...¿No creen que sería un buen momento para un pequeño intervalo? - dijo su esposa -, buscando una aprobación general a su moción. Si es por mi Madame Borderotti -dijo Alex-, le aseguro que no estoy fatigado, es más, ¡Me están viniendo ganas de tocar!: ¿Qué les parece Schuman?. Y sin esperar respuesta, se abocó a la ejecución de Las Novelletten... En realidad, no sé sí... -empezó a decir la anfitriona-, pero los acordes ahogaron su voz.
El señor Bonanini regresó del cuarto de baño: ¿¡Todavía sigue!? -preguntó-. Si, como ve, le contestó Tibor. La esposa del doctor tomó la posta del cuarto de baño. La señorita Mancilla se levantó a estirar un poco las piernas, se acercó hasta el piano y cuando el pianista concluyó la tercera de las piezas, le propuso hacer un alto para distraerse en algún juego grupal, pero Alex no le prestó atención. Tan ensimismado estaba en los staccatos de la quinta pieza (que acompañaba con graciosos saltitos de todo su cuerpo) que le era difícil abstraerse... Siii, yo creo que podríamos hacer algo un poco más frívolo -dijo Madame Borderotti- como bailar o jugar al Rango. ¡Alex!, te integrarías al juego preguntó la señora de Bonanini, que acababa de regresar ya aligerada.... ¡Perdonen! -interrumpió la cocinera-, pero ¿Qué hago con el faisán? ¡Son más de las tres de la mañana!...¡Diga a Tibor que lo sirva, por favor!, le ordenó su patrona. ¡Si!, por favor, dijo Francesco. Que bueno, estoy muerta de hambre, acotó la joven Jeanette. Alex Estragón insistía con Schuman indiferente a lo que ocurría a su alrededor. Tibor, empezó a distribuir los platillos. ¡Alex!, perdón, podría suspender un momento su interpretación por favor, dijo el doctor. No lo tome a mal -continuó-, pero, es que me duele un poquito la cabeza. Siii, apoyó su mujer: creo que la comida nos va a caer mejor si hacemos un poco de silencio... Estragón hizo caso omiso del pedido..., y terminada la última de Las Novelletten, se adentró en los ejercicios del Pianista Virtuoso de Hanon. ¡Alex! ¡Por dios! pare un poco, le suplicó la señorita Mancilla: usted sabe, que nadie lo admira más que yo, pero... ¡Suspendé Alex! dijo Francesco Borderotti más expeditivo. El pianista no se dio por aludido. ¿Se sirve faisán? Le preguntó el camarero sin obtener respuesta. ¡Tiráselo por la cabeza! aconsejó la cocinera. ¡¡Alex!! ¡Por favor! ¡Me siento mal! dijo la señora de Bonanini... Escuchen, escuchen dijo Estragón -sin dejar de tocar-: estos estudios, habitualmente se tocan como ejercicios, pero a mi me parecen bellísimos, ¿No están de acuerdo?....¡¡¡Alex!!! ¡¡Terminála!! le contestó Francesco. ¡Basta, no lo soporto más! gritó la cocinera. ¡Córtela Misié! dijo Tibor visiblemente molesto..., pero el pianista no acusaba recibo del ánimo reinante en la reunión....y, en ciertos momentos se puso a apoyar lo que tocaba con un tarareo en base a las sílabas la y ra... ¡¡¡ALEX!!! -le dijo severamente la señorita Mancilla-: tus interpretaciones han demostrado que eres una persona muy sensible, te pido que apeles a esa sensibilidad para darte cuenta que en este momento quisiéramos un poco de silencio. Oigan, oigan esto contestó Estragón -interrumpiendo el Hanon-para meterse en el estribillo de la canción paraguaya: El Pájaro Campana....¿No es maravillosa su sencillez? -dijo Alex - ... Si, es maravillosa le dijo Francesco, pero ¡Basta! ¡Se terminó!...¡Caput! dijo el anciano bisabuelo de Jeanette y cerró la tapa del teclado sobre los dedos del pianista. Este, pegó un aullido, pero levantó nuevamente la tapa y continuó tocando ... Pero. ¡Escucháme un poquito pedazo de imbécil! -le dijo Madame Borderotti-: Sí yo te digo que tenés que parar ¡Tenés que parar de tocar! ¡Entendiste!...¡Cállese necia! (Alex dejó de tocar momentáneamente para decir esto): ¿Sabe cuánta gente pagaría 100 dólares la entrada para escuchar esto que estoy tocando?, entonces, Francesco se le acercó resuelto, para abofetearlo, pero se tropezó y cayó sobre la señora de Bonanini ... Estragón aprovechó el impase y se mandó Sueños de Amor de Liszt ... La cocinera, se le acercó con sigilo blandiendo un huesito de faisán: ¡¡Tomá pelotudo!! -le dijo- y se lo metió en la boca. Alex, lo escupió sobre la señorita Mancilla... El doctor Bonanini y Tibor, tomándolo cada uno por los brazos, lo arrancaron del piano y con la ayuda de todos los demás, lo llevaron hasta la puerta y lo arrojaron escalinatas abajo. ¡Te vas a la puta que te parió, jil! le gritaron a coro despidiéndolo luego de un portazo... Puf, ¡Qué plomo! dijo Francesco acomodándose la ropa. ¡Hay gente que no se sabe ubicar! Dijo la cocinera..... Bueno, bueno..., por fin todo terminó -dijo Madme Borderotti-: mmm, tengo ganas de bailar, ¿Qué les parece si ponemos algo de música?.

0 comentarios: