Ante cualquier corrección de la letra, avísenme haciendo un comentario en la letra que necesita corregirse.

viernes, 19 de agosto de 2011

Pasaje

Bueno. Muy buenas noches. Estoy un poco más tranquilo ahora, pero en las últimas horas, realmente pasé un estado de nervios muy intenso porque yo... no estaba acá. Estaba en otra ciudad y no había sacado el pasaje con anticipación porque pensé que me iba a ser más facil conseguir en el momento y... bueno, pero no fue así porque fui a sacar el pasaje y había una fila larguísima de gente y además avanzaba muy despacio porque...lo que pasa es que la tipa que atendía el mostrador ese, atendía también el teléfono y además le daba prioridad al teléfono y a la gente de la fila la dejaba esperando. Se quedaba hablando por teléfono mismo después...no sé, que ya hablaba porque después de... de repente le compraba el pasaje y todo y...se quedaba hablando ahí, le preguntaba detalles ahí de lo que hacía en los viajes y todo, no se. Y bueno, la gente estaba bastante enojada y yo también. Me empezé a desesperar, no sabía que hacer. En un momento vi que en las paredes había un cartel que tenía el número de teléfono y....bueno, el que estaba adelante mío en la fila tenía un celular. Yo se lo pedí y a él le vino muy bien porque así hacía rendir un poco el tiempo de espera, porque me cobró la llamada. Y entonces cuando vi que la tipa cortó, agarré y llamé, disqué ese número y...bueno me atendió ella y barbaro, no tuve ningún problema. Saqué el pasaje por teléfono e incluso nos quedamos conversando un rato más ahí. Le contaba para qué viajaba. Y bueno, le conte todo lo que hacía un poco. Y bueno, ya a esa altura me hubiera podido ir pero con el pasaje confirmado y todo, me sobraba un poco de tiempo. Así que me quedé a terminar de hacer la fila y hablar un poquito más personalmente con la tipa y ver un poco, que onda. Pero...sí, no, pero no, nada que ver porque cuanto me tocó el turno ahí me ladró la tipa. Me dice ¿Que querés?, no se que. Y le pregunté por qué tanta diferencia en el trato si habíamos hablado lo más bien por teléfono y todo. Pero no, no entendió lo que estaba diciendo, no me asoció para nada, no se dio cuenta. Y bueno, yo tampoco me quise hacer ninguna malasangre ni nada porque estaba contento, me sentía relajado.

(El monólogo continúa con Hotel).

0 comentarios: