Ante cualquier corrección de la letra, avísenme haciendo un comentario en la letra que necesita corregirse.

viernes, 2 de septiembre de 2011

Películas

Te pasaré a la cueva: Un cavernícola se enamora de una alta ejecutiva británica y para acceder a ella deberá no solamente encontrar la forma de viajar decenas de miles de años hacia el futuro, sino luchar contra un guerrero etrusco que se interpondrá caprichosamente en su camino.

El Autodidacta: Un joven estudiante de cine realiza un trabajo que ofende a los profesores de su escuela, pues desconoce todas sus enseñanzas. Expulsado, el joven inicia una carrera independiente, que le llevará a comprender poco a poco que sus maestros tenían razón. Y acaba realizando un film que se rige por todas aquellas normas que antes el resistía. Se trata de este mismo film.

Los diamantes de la pavota: Un próspero hombre de negocios obsequia a su esposa, para el cumpleaños, un collar de piedras preciosas. Luego sale al encuentro de su amante, en un motel. Pero la esposa, furtivamente, lo sigue y al sorprenderlo in fraganti en la habitación del motel, le arroja el collar a la cara. Durante el resto del filme, el hombre de negocios no sabrá si tratar de devolverlo, revenderlo, regalarlo a su amante si es que ésta quiere aceptarlo, deshacerse de él, o conservarlo, y la duda se convertirá en el más duro castigo a su infidelidad.

Revisión fatal: Hercules Poirot, el famoso detective de Agatha Christie, durante un período en que no se presentan asesinatos para investigar, decide revolver expedientes viejos en Scotland Yard. Y tras un pormenorizado examen de los casos resueltos 50 años antes por Sherlock Holmes, descubre que en su mayor parte, las deducciones de este fueron infundadas y que están llenas de errores lógicos, como consecuencia de que Conan Doyle el autor, no conocía la sistematización que su misma época Gottlob Frege impuso a la lógica. Inglaterra entra en una profunda conmoción civil y el gobierno se ve obligado a pagar millonarias indemnizaciones a los descendientes de los individuos injustamente condenados por las falaces conclusiones de Holmes.

Quema esas cartas: Un hombre sumamente preocupado por su futuro inmediato va a ver a una adivina. Ella le tira las cartas y predice que él, no conforme con lo que ella le vaticina, va a ir en busca de una segunda opinión. El hombre sale muy ofuscado, ya que si bien no está conforme con esta adivina, si se dirige efectivamente a buscar la opinión de otra, ella le habrá predicho la verdad y por lo tanto no tendrá motivos para estar disconforme. En cambio, si se conforma con ese vaticinio y no busca otro, la adivina no le habrá predicho la verdad, y él tendrá que estar disconforme, lo que lo conducirá nuevamente al atolladero anterior.

Vivere parvo: Un joven hijo de campesinos sin tierra, harto de la miseria que asuela a su gente, parte a la gran ciudad e inicia una brillante carrera universitaria durante la que se le impartirán cursos intensivos de literatura clásica, latín, griego, semiótica, filología y otras disciplinas aún más áridas, que le depararán licenciaturas con las que acabará llevando una vida aún más miserable que la que dejó atrás.

El discurso lateral: Como es habitual en varias historias policíacas, el detective se enamora de la principal sospechosa en un caso de homicidio. Sin embargo, en este filme se presta demasiada atención al romance, que unirá a la pareja en matrimonio y le dará varios hijos de cuya escolaridad se ocupó extensamente el guión, en desmedro de lo que al espectador más le habría interesado, que es saber si la mujer era culpable o no, y qué pasó en el juicio.

La quinta cama: Tras un accidente automovilístico, Helen padecerá una amnesia parcial que le hará olvidar la tenencia de su hijo menor a quien ella debía recoger en la escuela. Los otros 4 hijos de Helen aprovecharán la ocasión para librarse de su hermanito y se confabulan para omitir toda mencióon de él frente a su madre. Cuando ella les pregunta por qué hay una cama de más, ellos dirán que es para las visitas.

El iconoclasta: Frederic ama la poesía y la música pero detesta la expresión plástica a tal punto que, ayudado por una pandilla reaccionaria de adolescentes disconformes con la tendencia mundial a que prevalezca la imagen en desmedro del texto, se introduce en el Museo del Louvre y munido de navajas, hojas de afeitar, tijeras y todo tipo de adminículos cortantes, acaba con Manet, Monet, Van Gogh, Gauguin, Rousseau, Renoir, Dégas y todo lo demás. Con un costo aproximadamente cuatro mil veces superior al de Titanic, esta película es la más cara de la historia del cine.

Eureka: Katherine quiere encontrarse a sí misma y en su búsqueda descubre la diferencia entre futuro y porvenir, entre entrega y sacrificio, entre certeza y seguridad, entre las relaciones y los vínculos, entre el odio y la inquina, entre el espíritu y el alma, entre la semejanza y la similitud; aunque su descubrimiento es resguardado con celo y no trasciende al espectador, que sí está interesado en esto, deberá investigar por sí mismo, por su propia cuenta y riesgo.

0 comentarios: